La lactosa y los perros/gatos ¿mito o realidad?
Alimentación Natural

La lactosa y los perros/gatos ¿mito o realidad?

La lactosa y los perros siempre aparece en el top 10 de “alimentos prohibidos para tu perro” Alimentos prohibidos para perros y gatos

En esta entrada os explico cuanto hay de verdad en este mito y si realmente debemos evitarla en nuestros perros y gatos.

¿Qué es la lactosa?

Es el azúcar natural de la leche. Es un disacárido formado por una molécula de glucosa y otra de galactosa. Esta última es transformada en glucosa en el hígado.

Se encuentra en una proporción del 5% (da igual si es de vaca, cabra u oveja)

La lactosa no se puede absorber por vía intestinal por lo que la enzima lactasa la descompone en glucosa y galactosa que sí se pueden absorber en el intestino.

La enzima lactasa es muy abundante en todos los cachorros mamíferos de todas las especies y se va perdiendo a medida que crecemos.

Entonces ¿humanos y animales domésticos somos intolerantes?

Evolutivamente los humanos nos hemos acostumbrado a alimentarnos también de leche una vez pasada la fase lactante (modificación genética en la edad adulta del gen MCM6)

Solo un 5% de las personas adultas son intolerantes a la lactosa mientras que personas con problemas para digerir lactosa hay estimado entre un 70-80%.

Los perros y gatos no han sufrido esta modificación genética pero no todos los perros/gatos son intolerantes porque dependerá del tiempo de lactancia, la exposición posterior a la lactosa y la propia genética lo que determine si un animal es intolerante a la lactosa.

Por lo tanto no podemos afirmar al 100% que todos los animales domésticos sean intolerantes a la lactosa.

Y los productos sin lactosa ¿son aptos?

Este tipo de productos no es que no la contengan si no que se añade lactasa para así tener la lactosa ya separada en sus glúcidos y ser más fácil su digestión. Esto se hace a través de bacterias y levaduras.

¿Todos los productos lácteos contienen lactosa?

Todos aquellos productos lácteos que sufren algún tipo de fermentación (leche keferizada, yogurt, quesos…) contienen bacterias lácteas que se alimentan de la lactosa y lo convierten en ácido láctico más fácil de digerir.

El famoso lactobacillus, por ejemplo, es una bacteria probiótica que contiene altas concentraciones de lactasa.

Si tú o tu perro sois intolerantes a la lactosa podeis comer productos lácteos fermentados (el queso cuanto más viejo mejor) sin sufrir los síntomas propios de una intolerancia: náuseas, vómitos, gases, diarreas, inflamación abdominal…

Pero ¿Los perros/gatos necesitan lactosa?

La lactosa es la única fuente de galactosa. La galactosa desempeña varias funciones biológicas y participa en los procesos inmunitarios y neuronales. La galactosa forma parte de varias macromoléculas (cerebrósidos, gangliósidos y mucoproteínas), que son constituyentes importantes de la membrana de las células nerviosas.

La lactosa podría influir en la absorción del calcio y otros minerales, como cobre y zinc, sobre todo durante la etapa de lactancia. Además, si no se digiere en el intestino delgado, la microbiota o flora intestinal —población de microorganismos que vive en el tubo digestivo— puede utilizar la lactosa como nutriente (prebiótico).

La lactosa y otros azúcares de la leche también favorecen el crecimiento de bifidobacterias en el intestino y pueden contribuir a frenar a lo largo de la vida el deterioro de ciertas funciones inmunitarias asociado con el envejecimiento.

Es decir, ya sea en productos lácteos con o sin lactosa, la lactosa tiene ciertas propiedades muy beneficiosas para el organismo y, aunque su consumo no entra dentro de la base de la piramide de alimntación natural de un perro/gato, si puede ser beneficioso introducirlo en la dieta.

Recuerda que puedes contactar conmigo para mi servicio de asesoría nutricional. Seguro que puedo ayudarte a mejorar la salud de tu perro o gato
Asesoría Nutricional

Referencias

A systematic review and meta-analysis of the effects of pasteurization on milk vitamins, and evidence for raw milk consumption and other health-related outcomes

Estos son los ocho falsos mitos en torno a la leche sin lactosa

Lactasa – Wikipedia

Intolerancia a la lactosa: un ejemplo de nutrigenética

Sígueme
Latest posts by Raquel López Oliva - Especialista Certificada en Nutrición y Dietética Animal (see all)