Minerales y aminoácidos para la disbiosis intestinal
Patologías

Minerales y aminoácidos para la disbiosis intestinal

Minerales y aminoácidos para la disbiosis intestinal como la N-Acetil- D-Glucosamina, la L-glutamina, el zinc o el molibdeno se pueden usar para mantener, proteger o restablecer el funcionamiento adecuado de la microbiota intestinal en presencia de disbiosis.

La disbiosis intestinal es un desequilibrio cualitativo y cuantitativo de la microbiota intestinal, su actividad metabólica y su distribución a lo largo del intestino.

Este desequilibrio puede estar provocado por diversidad de causas, como el efecto de ciertos medicamentos como los antibióticos o por el estrés.

Los cambios en la concentración de las distintas bacterias intestinales podrían contribuir al desarrollo o empeoramiento de diversas enfermedades crónicas y degenerativas como la obesidad o las alergias.

Más información sobre la disbiosis intestinal

La microbiota intestinal.

La microbiota o microbioma es el conjunto de microorganismos: bacterias, virus, hongos, arqueas y protozoos, que habitan en humanos y perros y ayudan a mantener la homeostasis. Solo en el intestino hay 100 mil billones de estos microorganismos.

Principales funciones:

  • Protege contra patógenos.

  • Barrera protectora contra drogas, toxinas y alérgenos.

  • Produce vitaminas como la tiamina o la B12 o cobalamina.

  • Ayuda a absorber minerales como el calcio, el magnesio y el hierro.

  • Parte fundamental del sistema inmunológico. En la membrana mucosa que recubre el intestino se encuentre el GALT (tejido linfoide asociado al intestino en sus siglas en inglés). El 90% del sistema inmunológico se encuentra en el GALT con células inmunes especiales como los linfocitos y las células T y B.

Cómo proteger y/o recuperar la microbiota intestinal.

Varios azúcares, aminoácidos y minerales como la N-Acetil- D-Glucosamina, la L-glutamina, el zinc o el molibdeno, se asocian a probióticos, prebióticos y simbióticos con el propósito de mantener, proteger o restablecer el funcionamiento adecuado de la microbiota intestinal en presencia de disbiosis.

Aminoácidos

N-acetil glucosamina

Es un azúcar aminoacídico precursor natural para la síntesis de los glucosaminoglicanos epiteliales que normalmente están unidos a la mucina y ayudan a formar una barrera protectora que separa las bacterias del epitelio intestinal. Su suplementación puede incrementar la síntesis de glicosaminoglicanos lo que resultaría en más moléculas adheridas a la capa protectora de mucina del intestino que ayudaría a mantener a bacterias potencialmente patógenas, separadas del epitelio intestinal.

L-glutamina.

L-glutamina es un aminoácido no esencial, lo que significa que el organismo puede sintetizarlo a partir de otros aminoácidos presentes en las proteínas o en otros alimentos.

Es el aminoácido más abundante en los músculos (60%), así como en la sangre y está muy relacionado con el metabolismo cerebral. Entre sus funciones extraintestinales, posee un efecto neutralizante del exceso de ácido en los músculos, disminuyendo el cansancio intenso; en el torrente sanguíneo, junto con la alanina, transporta más de la mitad del nitrógeno del organismo; en el riñón, junto a la glutaminasa ejerce un papel importante en la síntesis del amoníaco y la estabilización del pH sanguíneo.

Entre sus funciones intestinales, la L-glutamina pertenece a la familia de las transglutaminasas que cumplen un rol esencial como proteínas de cruce a través de las membranas, y de unión entre los componentes de la misma. L-glutamina se ha estudiado ampliamente en nutrición en pacientes críticamente enfermos y víctimas de quemaduras en los que se sabe que la interrupción de las uniones estrechas entre células de membrana aumenta la permeabilidad de los tejidos y contribuye a la bacteriemia. Estos estudios y otros, de cultivo celular in vitro, muestran un efecto directo de recuperación de la función de unión de la barrera epitelial.

Minerales

Zinc.

El zinc es un mineral que cumple diversas funciones tanto fuera como en el intestino.

El zinc contribuye a la riqueza y diversidad de la microbiota intestinal de tal modo que su deficiencia induce alteraciones taxonómicas significativas, modifica la ecología microbiana intestinal del huésped y establece un perfil microbiano similar al de otros estados patológicos. Permite que las rutas responsables de la captación de macro y micronutrientes funcionen adecuadamente y que exista una cantidad suficiente de ácidos grasos de cadena corta beneficiosos. A su vez, varios microbios desempeñan un papel relevante en la modulación de la biodisponibilidad y la utilización de zinc en la dieta estableciéndose una relación de comensalismo y simbiosis.

El zinc también parece tener un papel muy importante en la capacidad del sistema inmune para prevenir y combatir las infecciones por cándidas y otros hongos en el tracto gastro intestinal.

Molibdeno

Es un mineral traza que como oligoelemento tiene una función catalizadora, favoreciendo múltiples reacciones en el organismo.

Entre otras funciones importantes, es un mineral indispensable para el metabolismo y absorción intestinal del hierro, así como para su movilización desde las reservas presentes en el hígado; la facilitación del metabolismo de las grasas y de los carbohidratos.

Los suplementos naturales y la nutrición ortomolecular no son sustitutos de los medicamentos. Consulta con tu veterinario o tu especialista antes de empezar a dar un suplemento.

Recuerda que puedes contactar conmigo para mi servicio de asesoría nutricional. Seguro que puedo ayudarte a mejorar la salud de tu perro o gato
Asesoría Nutricional

Referencias

Zhu AZX, Patel I, Hidalgo MP, Gandhi V. N-Acetylglucosamine for treatment of Inflammatory Bowel Disease. Natural Medicine Journal 2018.

Vindigni SM, Zisman TL, Suskind DL, Damman CJ. The intestinal microbiome, barrier function, and immune system in inflammatory bowel disease: a tripartite pathophysiological circuit with implications for new therapeutic directions. Therapeutic Advances in Gastroenterology. 2016;9(4):606-625. doi:10.1177/1756283X16644242.

Heyland D, Muscedere J, Wischmeyer PE, Cook D, Jones G, Albert M, Elke G, Berger MM, Day AG, Canadian Critical Care Trials Group. A randomized trial of glutamine and antioxidants in critically ill patients. N Engl J Med. 2013 Apr 18; 368(16):1489-97.

Wang B, Wu Z, Ji Y, Sun K, Dai Z, Wu G. L-Glutamine Enhances Tight Junction Integrity by Activating CaMK Kinase 2-AMP-Activated Protein Kinase Signaling in Intestinal Porcine Epithelial Cells. J Nutr. 2016 Mar;146(3):501-8. doi: 10.3945/jn.115.224857.

Chien, X. X., Zafra-Stone, S., Bagchi, M. and Bagchi, D. Bioavailability, antioxidant and immune-enhancing properties of zinc methionine. BioFactors 2006; 27: 231–244. doi:10.1002/biof.5520270120

Disponible en https://www.webmd.com/vitamins-supplements/ingredientmono-982-ZINC.aspx?activeIng redientId=982&activeIngredientName=ZINC&source=0. Accedido Febrero 2018

Winter SE, Lopez CA, Bäumler AJ. The dynamics of gut-associated microbial communities during inflammation. EMBO Reports. 2013;14(4):319-327. doi:10.1038/ embor.2013.27.Disponible en https://www.fxmedicine.com.au/blog-post/ nutrients-detoxification#9.Accedido Febrero 2008

Kumar M, Kumar A, Nagpal R, et al. Cancer-preventing attributes of probiotics: an update. Int J Food Sci Nutr 2010;61(5):473-496.

Sígueme
Latest posts by Raquel López Oliva - Especialista Certificada en Nutrición y Dietética Animal (see all)